Exploración general en el perro y el gato

La exploración física en el perro y el gato es de gran importancia, puesto que nos permite localizar problemas.  A continuación, describiremos cómo proceder a realizar una exploración física de manera ordenada y sistemática, siguiendo siempre una misma pauta para no dejarnos ningún parámetro sin valorar.

Debemos recordar que previa a la exploración del animal, debemos recabar toda la información posible sobre nuestro paciente mediante la anamnesis, término empleado para hablar de la información que proporciona el cliente acerca de su animal.

Gracias a una buena anamnesis y a la exploración física podemos llegar a un diagnóstico o decidir qué tipo de pruebas complementarias deberemos realizara a continuación.

Todos los datos del examen físico deben registrarse de manera clara y concisa. El registro adecuado de todas las alteraciones es muy importante para planificar de forma correcta los análisis y pruebas complementarias y como base para poder hacer comparaciones si el animal regresa por la misma afección.

Dividiremos el examen físico en inspección, palpación y auscultación de las diferentes regiones anatómicas empezando por la cabeza y el cuello, extremidades anteriores, tórax, abdomen, extremidades posteriores y por último la cola.

Es fundamental recordar que debemos inspeccionar, palpar y auscultar de manera bilateral, para detectar anomalías entre el lado derecho e izquierdo.

Nuestro examen físico empieza en la sala de espera donde evaluaremos la actitud de nuestro paciente ¿Está alerta? ¿Está decaído? ¿Respira con normalidad?

Podemos aprovechar el momento en que el paciente se dirige a consulta para ver si ¿Puede andar? ¿Su marcha es normal? ¿Presenta alguna cojera?

Cuando el paciente entra en consulta, y hablamos con los propietarios para recabar toda la información, es útil dejar que el animal esté suelto y éste empiece a adaptarse al entorno, que se sienta seguro.

En el caso de los gatos, debemos ser amables con ellos y que sean ellos quienes nos permitan explorarles. Subiremos el transportín a la mesa, lo abriremos y si él lo desea saldrá de éste, adoptaremos la mínima contención necesaria. Intentaremos completar gran parte del examen físico sin que el gato se dé cuenta de qué hacemos más allá de acariciarlo.

Antes de empezar a palpar a nuestro paciente nos colocaremos en una posición caudolateral a éste para valorar su respiración, observando los movimientos de la pared torácica y abdominal por ambos costados. Calcularemos la frecuencia durante un minuto.

Continuamos el examen físico valorando el estado de nutrición. Para ello debemos valorar inicialmente de forma visual, desde lateral y dorsal, diferentes zonas (abdominal, inguinal, caderas…) palpando de manera simétrica y bilateral. Existen tablas que nos ayudan a establecer la condición corporal en función de cómo se visualizan y palpan estas regiones.

Valoramos también el estado de hidratación, cogiendo un pliegue de piel de la zona de la interescapular. Valorando el tiempo que tarda en volver a su posición normal, a mayor deshidratación, mayor será el tiempo de recuperación. Además, externamente podemos valorar la presencia de lesiones, heridas y problemas dermatológicos.

En la región facial tendremos en cuenta la mucosa labial y la conjuntiva para valorar también el estado de hidratación y la coloración que éstas presentan. Cuando el animal tiene las mucosas hiperpigmentadas, como en el caso de los Chow-chow, debemos explorar las mucosas vaginales o prepuciales.

Evertimos los labios para poder tocar las encías y valorar el tiempo de llenado capilar, ejercemos una ligera presión que ha de recuperar el color en menos de 2 segundos.

En la zona craneal y cervical debemos palpar los ganglios linfáticos submandibulares y preescapulares, siendo valorados de manera simétrica.

Continuamos con la palpación abdominal, desde abdomen craneal hasta abdomen caudal, palpando principalmente estómago e intestinos, valorando el contenido de éstos, buscando puntos de dolor e incluso palpando estructuras sólidas (cuerpos extraños, tumores, …). En este punto es muy importante tener clara la anatomía interna para localizar las diferentes estructuras anatómicas: Hígado, bazo, estómago, asas intestinales, riñones, vejiga de la orina, etc.

Seguimos desplazándonos hacia caudal para valorar el pulso femoral, éste deberá ser fuerte, bilateral y sincrónico y calcularemos la frecuencia cardíaca durante un minuto.

Finalmente, para terminar con la palpación valoraremos los ganglios linfáticos poplíteos.

Para valorar la frecuencia cardíaca de nuestro paciente usaremos el fonendoscopio para auscultar. Necesitamos que en consulta haya silencio y el animal esté lo más relajado posible. Valoraremos la región torácica principalmente, donde discernimos entre auscultación cardíaca y respiratoria.

Colocamos el fonendoscopio en ambos hemitórax, debemos auscultar los ruidos que normalmente se producen en cada latido cardíaco que son el primer y segundo ruido, en distintas regiones del animal, entre los espacios intercostales 2º y 6º, para auscultar los diferentes focos de proyección de las válvulas cardíacas.

Mientras realizamos la auscultación cardíaca palparemos el pulso femoral para valorar su sincronicidad. En condiciones normales, la onda del pulso arterial tiene que coincidir con el primer tono cardíaco que se ausculta.

En la auscultación de ambos pulmones colocaremos el fonendoscopio firmemente sobre a pared del tórax, igual que mientras realizábamos la auscultación cardíaca. Auscultamos desde la zona craneal a caudal y desde dorsal a ventral en ambos hemitórax.

 

¿Y la temperatura interna?

Realizamos la toma de temperatura mediante un termómetro digital introduciéndolo en el recto de forma suave y lubricado con vaselina y que éste entre en contacto con la mucosa del recto. En gatos procedimientos invasivos como este lo dejaríamos para el final.

Explorando de una manera ordenada y sistemática no nos dejaremos ningún parámetro y conseguiremos una imagen completa del animal, dándonos mucha información acerca de su estado de salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De la misma disciplina

Uso y mantenimiento del microscopio óptico

video

archivo

Técnico Superior en Laboratorio Clínico y Biomédico y ATV en Hospital Felino Gattos

Colocación de una sonda urinaria

video

archivo

Responsable del servicio de Hospitalización y Cuidados intensivos en Hospital Veterinario Puchol

12 febrero 2021 00:00
Alimentos sin cereales: ¿qué sabemos y qué no sobre esta tendencia alimentaria?

podcast

archivo

LV, Acred Nut. Clin AVEPA, BVSc, PhD, DECVCN

Multimedia reciente

Uso y mantenimiento del microscopio óptico

video

archivo

Técnico Superior en Laboratorio Clínico y Biomédico y ATV en Hospital Felino Gattos

Colocación de una sonda urinaria

video

archivo

Responsable del servicio de Hospitalización y Cuidados intensivos en Hospital Veterinario Puchol

12 febrero 2021 00:00
Alimentos sin cereales: ¿qué sabemos y qué no sobre esta tendencia alimentaria?

podcast

archivo

LV, Acred Nut. Clin AVEPA, BVSc, PhD, DECVCN